CARLOS ALBERTO VALLE SÁNCHEZ
 
Un Canto a la Vida y al Amor
 
     
 
 
 
 
   
 
 
POETAS PREFERIDOS
POETAS AMIGOS

Abelardo Cano

Adolfo Ariza

Alberto Abrego

Angela Penagos

Anna francisca Rodas Iglesias (Tuti)

Arbey Londoño

Augusto Enrique Rufino

Benigno Rodriguez

Carolina Valle

David Altamirano

Edmundo Torrejón Jurado

Emilie Gully

Georgina Cuartas

Graciela Paoli

Hector Ivan Piedrahita

Héctor José Corredor Cuervo

Hermilda Chavarria

Hernando Ardila

J. Abelardo Cano S.

Jahel Guzman

Jaime Cardona Hernandéz

Jorge Ignacio Gomez

Juan Pomponio

Leo Zelada

Luís Arias Manzo

Luís Florez Berrío

Lu Pezañha

Maria Cecilia Estrada Bedoya

Maria Cristina Moyano

Mario Ramirez

Mario Ramón Mendoza

Mary Liz Castro Franco

Mauricio Vanegas

Miguel Árcangel Valle

Miryam Seggiaro

Natalia Cruz

Pedro Arturo Estrada

Rafael Ángel Vélez Posada

Ramiro Lagos

Rubén Darío Álvarez

Salvador Pliego

Silvio Vásquez Guzman

Susana Lobo

Xímena Rívas

Xoán A Leiceaga Baltar

Yuliana Betancur

ANA FRANCISCA RODAS IGLESIAS

DE USTED

Puedo ser subversiva
-en esta rebelión de amarle-
llenar de estampillas un baúl antiguo
apuntar arquetípicos marcos de florecitas secas
perfumar los rincones
(es que las cartas si se aroman esquivan la conciencia del tiempo)
ese que revolotea y hace garabatos esquivando los días
para hacerme sentir que vuelve,
que volverá un día a reencontrarme
entre pruebas gastadas por salvar esta enmarañada selva
que aleja los pasos.

No se imagina las noches,
qué largas estas noches donde me falta.
Qué profundo vacío que posa la vera en los  labios
del que partió con su navío de soledades.

No siempre entendemos este
–aguardarnos-
no siempre.

Basta gesticular la esperanza adosada en las cornisas
dejar que arda
-sin quemarnos- esta corazonada,
esta plantilla de tímidos hilos que vacilan sus puntales
de nocturnos.

Usted
usted es el revolucionario que inquieta
haciendo un manifiesto de mis días,
usted apuntó a este corazón  para su ideología
conspirando  las horas en mi contra
a la jornada que embiste su coraje de quererme.

Nadie parte cuando los espacios cobran vida
cuando el argumento desborda razones
para enfilar pasos a insalvables distancias.

Créame,
ser depositaria de su beso y su desvelo
marca el preámbulo, que hará temblar su universo
en las alforjas que le aguardan.